Frith-Thieves (Los anti-ladrones)

Al oeste de Irlanda del Norte, en el condado de Fermanagh, existe un pueblito perdido llamado Cathar na Thieves con unos 10 mil habitantes. Un pueblo pacífico y antiguo, de fuertes tradiciones, en el que no solían suceder cosas fuera de lo normal. Sin embargo desde hace algunos años un fenómeno sin antecedentes rompió para siempre con la rutina de aquél lugar.

Como en toda ciudad irlandesa, Cathar na Thieves tiene una cultura muy rica, y un amor particular por sus costumbres. Una de las atracciones más destacadas de esta ciudad es, sin duda, la de haber sido sede del campeonato mundial de Waterpolo 1958 y la de Wakeboard en 2007; campeonato del cual Irlanda obtuvo un cómodo segundo puesto. Pero no es ninguna de estas cosas las que nos trae a este lugar (que, aunque pequeño, cabe destacar que goza de un buen status económico, bajo el imperante modelo consumista del primer mundo) sino una extraña práctica. Se trata de los Anti-ladrones o bien “Frith-Thieves” como comúnmente se los llama allí.

Para hablar de los Anti-Ladrones sólo debemos remontarnos unos años atrás, 2006 según registra el periódico nor-irlandés Belfast Telegraph; más precisamente el 2 de enero de aquel año. El titular al pie de la primera plana rezaba: “Cé hiad na Frith-Thieves?”, algo así como “¿Quiénes son los Anti-Ladrones?” De esa forma se dio a conocer a un grupo de personas que en menos de cinco días habían violado la seguridad de al menos 10 casas. Pero lo extraño de todo aquello, era que no entraban con la intención de robar sino la de regalar.

A modo de banda de Papás Noeles, este grupo, en el que se calcula participan actualmente unas 100 personas, y que según el matutino nor-irlandés (1*), es un número que va aumentando año a año, se dedican a dejar obsequios para nada sencillos en los hogares de Cathar na Thieves.

Es poco lo que se sabe de los anti-Ladrones, por qué lo hacen, qué los impulsa, cuántos son en realidad. Una de las hipótesis más fuertes asegura que los anti-robos surgieron como una alternativa para contrarrestar la ola delictiva que azota a Cathar na Thieves desde hace muchos años. La policía intentó develar el enigma, pero a los pocos días de registrarse los primeros casos la gente simplemente dejó de hacer denuncias. Así mismo las fuerzas de seguridad al notar las “nobles intenciones” de la banda simplemente abandonaron la investigación.

Los “anti-robos” pasaron a ser un atractivo más, formando parte de la cotidianeidad de aquél pueblo. En la actualidad son perdidas las veces que los periódicos se hacen eco de los anti-ladrones. Indudablemente la nota ha pasado de moda y ha perdido color en los informativos de la región.

Los diarios ya no hablan de, por ejemplo, los “muebles de cedro que ha recibido la familia Brooke a manos de los Anti-Ladrones”, o de casos más extraños como cuando la familia Bekett declaraba que “Los Anti-Ladrones visitaron nuestra casa y nos dejaron el último CD de U2 autografiado por Bono” (2*). Esta noticia fue desmentida por el propio cantante de la banda irlandesa quien afirmó que ni siquiera sabía de la existencia de tal pueblo (3*); aunque habría que destacar que Paul David Hewson, más conocido como Bono es oriundo de la ciudad de Dublín a sólo 160 Km de Cathar na Thieves.

Esta práctica, aparentemente inofensiva, ha comenzado a registrar algunos daños colaterales. Según datos estadísticos proporcionados a los medios por la Policía, entre los años 2010 y 2012 la tasa de robos ha crecido un 40 % con relación al período 2008-2010, y que esta cifra crecería hasta un 20 % más si se tienen en cuenta los años anteriores a 2006. Esto se debe, sin duda, a que los pueblerinos, deseosos de recibir lujosos regalos, han quitado de sus casas todo tipo de defensa que dificulte la entrada a los “Frith-Thieves”, como alarmas, perros y en algunos casos hasta cerraduras.

El problema surgió cuando los verdaderos delincuentes no perdieron el tiempo, y se aprovecharon de la situación. Muchas familias que en los últimos años han esperado la visita de los Anti-Ladrones se han llevado la amarga sorpresa de perder sus bienes más preciados.

Paradójicamente, esta paranoica forma de vivir entre ladrones y anti-ladrones ha impulsado fuertemente el consumo interno alcanzando niveles record, lo que está demostrando ser una de las formas más efectivas de enfrentar la profunda crisis económica que afecta a Irlanda. Mientras tanto, gracias a los ostentosos presente y a la inercia de la cultura, la gente de Cathar na Thieves continúa desactivando las alarmas de sus casas, pese a los últimos acontecimientos.

El verdadero origen de los Anti-Ladrones

firrrtttt

Un grupo de jóvenes Irlandeses de la región de Cathar na Thieves, quienes se autodenominaron como miembros de la banda de los Anti-Ladrones, aseguraron que en realidad el movimiento tuvo su origen en el año 2004, y no en 2006 como se creía.

Según lo declarado por los jóvenes “el hecho fue perpetuado por un grupo de personas provenientes del Ejército Republicano Irlandés Provisional, en una especie de ritual simbólico, al cumplirse 10 años del asesinato del famoso ladrón Martin Cahill” conocido comúnmente como El General.

Luego los anti-robos habrían tomado la forma que tienen hoy, sólo que la motivación principal sería la de “hacer frente a la ola de robos que sufre la ciudad”.

————————————————————-

(1*) The Belfast Telegraph, 2 de Marzo de 2010

(2*) The Belfast Telegraph, 2 de febrero de 2006

(3*) Revista Rolling Stones nº 95 febrero 2006

Licencia Creative Commons
Frith-Thieves (Los anti-ladrones) por Sebastián Colotto se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Un comentario sobre “Frith-Thieves (Los anti-ladrones)

  1. Señores muchas veces veo que denuncian a los hombres por estafas amorosas, por timos, por robos y engaños y es verdad que en la comunidad los hombres realmente son los principales en cometer cualquier cantidad de tonterías no solo contra mujeres, sino también en negocios. Pero hay mujeres que no merecen nada, por ejemplo Leontina Flores Acubino y Erica Acubino Silvano, son dos peruanas que en Tamshiyacu han causado terror ¿La razón? Son unas ladronas asquerosas. Miren que hay que tener el corazón duro para meterse a casa de un hombre mayor, un abuelo que apenas puede caminar para entonces robar las cosas dentro de su casa, justo las que guardaba una inquilina del señor y llevárselas, las mujeres se mudaron del pueblo y la denuncia sigue abierta porque aunque lograron recuperar las cosas, ahora hay muchas personas que están abiertamente denunciando a estas dos mujeres delincuentes. También hay que hablar de las mujeres ladronas como Leontina Flores y su madre Erica Acubino.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s