El atardecer es eterno

Estábamos en el Paraíso, perdidos ya en algún milenio. Hacía tiempo que me había llegado el comentario sobre un hombre especial, a quien se lo consideraba como uno de los seres más brillantes que había vivido en la Tierra. Se decía que aquél hombre se había sumido en un profundo meditar, casi sin precedentes en la eternidad. Cuando comencé a descubrir su historia, me propuse saber todo sobre él: resultaba que a este hombre, las autoridades del cielo le habían propuesto saciar su sed de pensar y entender todo, de la forma que él más quisiera. Él había sugerido que para comprender todas las cosas sólo iba a necesitar estar a la orilla del río mirando el atardecer, pero ese atardecer debía ser eterno. La historia me había seducido por completo. Comencé mi investigación siguiendo cada uno de sus pasos, preguntando a todo aquél que alguna vez lo hubiera visto, reuniendo indicio tras indicio, hasta que por fin pude dar con él.

El lugar era en verdad cautivante. El hombre estaba sentado a la orilla, mirando el horizonte en un ocaso eterno con nubes encendidas en asombrosos colores. Una leve brisa despeinaba su cabellera rizada y su barba blanca. Cuando me acerqué, me senté a su lado y vi que el hombre dejaba caer gruesas lágrimas sobre su rostro árido. Al instante rompió el silencio, aunque parecía hablar sólo, con los ojos puestos en la lejanía:

—Yo he pensado en todo, pero no he podido resolver este simple pensamiento.

—¿De qué habla?

—¿Cuánto tiempo ha pasado?

—Dicen que varios milenios.

—Entiendo…

—¿Qué ha visto por aquí, señor?

—Sólo lo que uno puede ver en una playa al atardecer; aunque parezca simple, no hay mucho más que eso.

—¿Y descubrió algo especial en este tiempo?

—Comprobé que uno puede estudiar lo complejo reduciéndolo a algo muy simple, y viceversa; lo ínfimo puede hacerse infinito. Una vez que comprendí esto, quise quedarme para ver si había algo más detrás. Pensé en todo y cuando no hubo más nada para pensar me quedé viendo el vacío; ahora no puedo recuperar el atardecer.

—No se ponga mal buen hombre, ¿podré ayudarlo en algo?

—Sí, dime, ¿qué te parece el paisaje?

—Es lo más encantador que alguna vez haya visto; si no estuviera viéndolo con frialdad, con el fin de analizarlo, creo que lloraría de ver tanta hermosura.

Al instante el hombre me agradeció, y mientras se ponía de pie, reflexionó:

—Eso es un gran consuelo para mí; creí que el cielo había perdido por completo su belleza, pero entiendo que sólo era mi percepción. Quería entender la belleza y para eso necesitaba desarmar el concepto hasta convertirlo en una unidad indivisible. Cuando logré reducir todo a un sólo pensamiento, el atardecer perdió el sentido. Esto fue recién al principio, después me quedé todo este tiempo persistiendo en otro pensamiento, que todavía no pude resolver.

El hombre comenzó a alejarse, lo alcancé y me puse a caminar a la par suya; me intrigaba saber que más había descubierto:

—Dígame, señor, desde que lo vi no ha dejado de decirme que hay un pensamiento que no pudo resolver ¿A qué se refería?

—Cuando había logrado reducir todo a un sólo pensamiento, me quedé tratando de ver si había algo más. Pasó mucho tiempo, hasta que quedé convencido que ese pensamiento era todo y que no había más que eso. Entonces me quedé debatiendo si había estado bien o mal  persistir en querer ver algo más, pero no puedo resolverlo.

—Por favor, dígame ¿Qué reflexión le ha dejado todo esto?

—Cada vez que veas el atardecer, o cualquier cosa que ames, hazlo como si fuera la primera vez que lo miras.

Dejé que el hombre se marchara, había dado por terminada la entrevista, ya estaba satisfecho. Entonces, mientras pensaba qué iba a hacer con la información, miré el atardecer por última vez; ya no era lo mismo.


El atardecer es eterno, de Sebastián Colotto se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s